Feeds:
Entradas
Comentarios

Estrés y Deseo Sexual

La falta de deseo sexual no es un estado pasajero que ‘como viene se va’, sino una enfermedad según la Organización Mundial de la Salud, que en su clasificación de patologías la encuadra dentro de las disfunciones sexuales no orgánicas con el nombre de Ausencia o Pérdida del Deseo Sexual. Esta falta de interés para emprender relaciones sexuales, desechadas las causas médicas o fisiológicas (problemas endocrinos, trastornos hormonales, insuficiencia renal o tratamientos farmacológicos) y las psicológicas (una educación excesivamente estricta o baja autoestima, por ejemplo), se encuentra muy a menudo ligada al modo de vida de quien padece apatía sexual. El estrés, el exceso de cargas laborales o familiares y la incapacidad para afrontar la ansiedad que estas situaciones generan explican a menudo la inapetencia sexual. .

Cuestión de Hormonas: El estrés puede terminar “matando” la libido, aunque de manera lenta y gradual. La causa está en la testosterona, principal agente del deseo sexual. Si ésta disminuye, también es menor la libido. Pero, además, el estrés hace que aumente el nivel de cortisol en la sangre, una hormona esteroide producida por la corteza suprarrenal. El alto nivel de cortisol reprime la mayoría de las funciones orgánicas, incluyendo las funciones sexuales y reproductivas. Siempre que aparecen síntomas de apatía sexual en hombres que solían tener la libido alta, hay que prestar atención al cansancio, ya que el ritmo de vida, los problemas cotidianos y la fatiga hacen que las ganas de mantener relaciones sexuales disminuyan notablemente.

El estrés influye en el deseo, favoreciendo la apatía e inhibiendo la respuesta sexual.

¿Cómo saber si la falta de iniciativa sexual se debe al estrés?

Para diagnosticar que la inapetencia sexual esté causada por la acumulación de tensión y preocupaciones hay que tener en cuenta varios factores, según indican los psicólogos, entre los que se encuentran la falta de interés en iniciar actividades sexuales, ya sea con una pareja o en solitario, o la frecuencia de las relaciones, si es muy inferior a lo que se puede esperar por la edad y el contexto correspondiente o si es menor que en etapas anteriores de la vida. En cualquier caso, los especialistas deben descartar que esta persona padezca depresión.

Cuando los síntomas y el ritmo de vida indican con claridad que el estrés es la causa de la disfunción sexual, hay que tener en cuenta cómo le afecta a cada persona, en lo que tendrá mucho que ver el género de quien lo sufra. Y es que aunque puede afectar tanto a mujeres como a hombres, la respuesta de cada uno es muy distinta. Así, como explica la psicóloga María Rodríguez, en los hombres pueden aparecer o agudizarse, si ya existían, problemas como la eyaculación precoz y la disfunción eréctil. La disminución del rendimiento sexual conlleva, además, miedo al fracaso, según indica la experta de la madrileña clínica Matesanz, lo que da lugar a una “disminución del número de relaciones, con lo que el problema se transforma en un círculo vicioso que termina por provocar de manera casi irremediable la pérdida de deseo”.

Por su parte, en las mujeres, la ansiedad del estrés provoca que las relaciones sexuales se espacien y que surjan graves problemas como el vaginismo y la anorgasmia. La mujer es más vulnerable que el hombre a perder el apetito sexual, no sólo por el estrés sino también por otras circunstancias de su propia vida, como la educación, las actividades de los niños, la doble jornada laboral… El cansancio y el agobio suelen ser una queja habitual de las mujeres, porque no tienen tiempo para sí mismas, lo que afecta muy seriamente su autoestima e inevitablemente a las relaciones sexuales.

Anuncios

Reglas de Vida

En la mayoría de las publicaciones hemos colocado como afecta el estrés, pero me pareció importante escribir algo para disminuir los niveles de estrés. El Instituto Francés de Ansiedad y Estrés, en París, trazó veinte reglas de vida, según sus expertos si se cumplen  diez de ellas, con seguridad los niveles de estrés disminuirán y las personas aprenderán a vivir con calidad interna. Estas 20 reglas son:

  • Haga una pausa de 10 minutos por cada 2 horas de trabajo, a lo máximo. Repita estas pausas en su vida diaria y piense en usted, analizando sus actitudes.
  • APRENDA a DECIR NO, sin sentirse culpable, o creer que lastima a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.
  • PLANEE su día, pero deje siempre un buen espacio para cualquier imprevisto, consciente de que no todo depende de usted.
  • CONCÉNTRESE en apenas una tarea a la vez. Por más ágil que sean sus cuadros mentales, usted se cansa.
  • OLVÍDESE de una vez por todas que usted es indispensable en el trabajo, casa, o grupo habitual. Por más que eso le desagrade, todo camina sin su actuación, a no ser usted mismo.
  • DEJE de sentirse responsable por el placer de los otros. Usted no es la fuente de los deseos, ni el eterno maestro de ceremonia.
  • PIDA AYUDA siempre que sea necesario, teniendo el buen sentido de pedírsela a las personas correctas.
  • SEPARE problemas reales de los imaginarios y elimínelos, porque son pérdida de tiempo y ocupan un espacio mental precioso para cosas más importantes.
  • INTENTE descubrir el placer de cosas cotidianas como dormir, comer y pasear, sin creer que es lo máximo que puede conseguir en la vida.
  • EVITE envolverse en ansiedades y tensiones ajenas, en lo que se refiere a ansiedad y tensión. Espere un poco y después retorne al diálogo y a la acción.
  • SU FAMILIA NO es usted, está junto a usted, compone su mundo, pero no es su propia identidad.
  • COMPRENDA qué principios y convicciones inflexibles pueden ser un gran peso que evite el movimiento y la búsqueda.
  • ES NECESARIO tener siempre a alguien a quien le pueda confiar y hablar abiertamente. No sirve de nada si está lejos.
  • CONOZCA la hora acertada de salir de una cena y dejar una reunión. Nunca pierda el sentido de la importancia sutil de salir a la hora correcta.
  • NO QUIERA saber si hablaron mal de usted, ni se atormente con esa basura mental. Escuche lo que hablaron bien de usted, con reserva analítica, sin creérselo todo.
  • COMPETIR en momentos de diversión, trabajo y vida entre pareja, es ideal para quien quiere quedar cansado o perder la mejor parte.
  • La RIGIDEZ es buena en las piedras pero no en los seres humanos.
  • Una hora de INMENSO PLACER sustituye, con tranquilidad, tres horas de sueño perdido. El placer recompensa más que el sueño. Por eso, no pierda una buena oportunidad de divertirse.
  • NO ABANDONE sus tres grandes e invaluables amigas: Intuición, Inocencia y Fe.
  • ENTIENDA de una vez por todas, definitivamente y en conclusión que: Usted ES LO QUE USTED HAGA de USTED MISMO.

Creo que es conveniente poner en practica estas reglas, porque nos pueden servir de mucho. Recordemos que el estrés es muy dañino, a pesar de que creemos que no lo es, talvez en ocasiones su efecto no es inmediato, pero en un futuro no queremos padecer de enfermedades a causa de esto. los invito a que implementen estas reglas, ya que les serán de utilidad.

[[Estrés y Adicciones]]

Variadas resultan las causas que pueden llevar a un sujeto a experimentar con el uso de sustancias psicoactivas y a la adicción. En la medida en que fallan los esfuerzos de afrontamiento constructivo del individuo para el manejo del estrés, la persona se puede ver impulsada a utilizar estrategias que resultan peligrosas, como el uso del tabaco (nicotina), el alcohol y otras sustancias (drogas), con lo que paradójicamente se expone a mayores tensiones. La mayoría de los autores concuerdan en que el estrés es un fenómeno relacional que expresa, de alguna manera, las complejas relaciones que los individuos mantienen con su ambiente. Por nuestra parte consideramos que el estrés es: un estado vivencial displacentero sostenido en el tiempo, que se acompaña en mayor o menor medida de trastornos psicofisiológicos y que aparece en un individuo producto de relaciones alteradas con su ambiente, que le impone demandas ante las cuales no tiene control o cree no tenerlo.

Las estrategias fallidas para el control del estrés, en muchos casos llevan a los sujetos al empleo de estrategias de afrontamiento inadecuadas y peligrosas para reducir las reacciones de tensión y ansiedad o el estrés excesivo mediante la utilización de sustancias psicoactivas, entre las que se encuentran el tabaco (nicotina) el alcohol, la marihuana y otras drogas. Estas sustancias por su carácter tóxico, constituyen estresores biológicos de gran importancia cuyo impacto sobre el individuo (físico, psicológico, individual, familiar y social), lo expone posteriormente a mayores tensiones y estrés.

Las personas con pocos recursos para lidiar con el estrés, pueden encontrar en el uso de drogas una vía para reducir la tensión y lograr un cierto “control” sobre el mismo. Los sujetos con mayor resistencia al estrés suelen poseer un conjunto de características específicas, como: apertura y tolerancia a los cambios, tendencias a comprometerse profundamente con lo que hacen, sentimiento de tener control sobre los acontecimientos de su vida, etc.

Si, al parecer el estrés no es sólo una cosa de adultos, producto del trabajo, las obligaciones y otros factores, en la actualidad, los bebès tiene 50% mas de probabilidades de sufrir esrès que hace 15 años.

Esta cifra, es el resultado de una investigación dirigida por Francisco Miguel Tobal, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, que lleva el nombre de ‘Estudio sobre el Estrés del Bebé.

Para que los bebés no padezcan este problema tan molesto, en el estudio, se recomienda la lactancia materna, a la cual considera como uno de los mejores inmunorreguladores,así como un ambiente familiar sin discusiones y crear una rutina horaria que distribuya los alimentos y el descanso.

El estrés infantil no sólo está ligado al estilo de vida actual, en el que aparecen mayores exigencias, mayor competitividad y cambios en el modelo social y familiar, sino también en posibles enfermedades, falta de cuidados, una alimentación insuficiente o inadecuada, falta de afecto o cariño en el entorno familiar y factores ambientales como el ruido, el aislamiento, la soledad o la oscuridad.

Según el estudio, el estrés podría darse por diferentes motivos, uno es que se produzca antes del nacimiento a través de los vasos de la placenta, por los cuales la madre puede transmitir su propio estrés. Otro de los motivos, es que el estrés sea producto de la tensión propia del parto.

Este tipo de estrés se puede manifestar como ansiedad, depresión o trastornos del comportamiento. En las niñas es más frecuente la ansiedad y la depresión, y en los niños, los trastornos de comportamiento (reacciones agresivas, hostilidad, dificultad en las relaciones).

 La forma de comunicarnos su grado de incomodidad o de estrés, se da de diferentes formas, la más común es el llanto, otros síntomas son un estado de alerta elevado, irritación y alteraciones en el sueño y en la alimentación.

 

El estrés crónico puede acelerar la pérdida de memoria en las personas mayores que ya padecen algún problema en la función cognitiva, reveló un nuevo estudio publicado en American Journal of Psychiatry.

Sin embargo, el equipo de Guerry M. Peavy, de la University of California en San Di reveló que estar estresado no parece afectar la memoria de los ancianos sin este tipo de discapacidad.

La investigación sugiere una “fuerte relación” entre el aumento del estrés y la pérdida de memoria, indicaron los autores, pero pocos estudios han observado al estrés y la memoria en el tiempo.

El estrés crónico afectaría la memoria al emitirse en exceso cortisol, conocida como la “hormona del estrés”, lo que provocaría daño al cerebro.

Para investigar el tema, los expertos siguieron a 52 personas de 65 a 97 años durante tres años. En total, 25 sujetos no tenían pérdida de la función mental al comienzo del estudio, mientras que los restantes 27 presentaban síntomas de deterioro cognitivo leve.

Para medir el estrés, los investigadores consultaron a los participantes si habían experimentado episodios estresantes en el año o los seis meses previos, como ser hospitalizados o sufrir la muerte de un ser querido.

Se consideró que una persona tenía “estrés elevado” si informaba al menos uno de estos episodios en el período dado.

“Entre los individuos que ya tenían algún tipo de problema (cognitivo), aquellos con niveles elevados de estrés mostraron un deterioro más rápido en la función mental, especialmente algún grado de demencia y mala función de la memoria”, indicó el equipo.

“Pero el estrés no influyó con el tiempo sobre la función mental de las personas que habían iniciado el estudio sin deterioro mental”, agregaron los autores.

Las personas ya lesionadas mentalmente que presentaban altos niveles de cortisol registraron una tasa más lenta de deterioro mental que aquellos con la menor cantidad de hormona del estrés, lo que fue “un hallazgo inesperado”, expresaron los investigadores.

Es posible, según los expertos, que esta hormona potencialmente neurotóxica en verdad tenga efectos protectores en las personas que ya presentan algún tipo de pérdida de la función cognitiva.

 

Claro que si, no es un secreto que en el mundo de hoy se vive bajo estres y los animales no escapan de esto.  Sensitivos por naturaleza, las mascotas, particularmente los perros, pueden tomar nuestro estrés y aceptarlo como suyo. El estrés en perros es producido mayoritariamente por cambios en el ambiente. Sin embargo el estrés no es una condición seria a menos que sea prolongado, lo que puede producir efectos negativos. El estrés puede gatillar en su perro los mecanismos de defensa internos, haciendo elevar su Frecuencia Cardiaca aumentando su consumo energético. De esta anera gasta casi todas sus reservas en tratando de lidiar con el estres. Cuando sus reservas se han agotado, el animal se vuelve débil. Su resistencia a enfermedades baja y lo predispone a enfermarse.

¿Cómo reaccionan nuestras mascotas frente al estrés?.

Como en humanos, los cambios en la personalidad son los mayores signos de estrés. Animales que ya son agresivos pueden demostrar su estrés ladrando, gruñiendo, e mordiendo. Sin embargo, si su perro es introvertido o nervioso puede demostrar el estrés vomitando, enfermándose, o presentando diarrea. Incluso puede descargar el estrés sobre si mismo mordiéndose, lamiéndose o masticándose a si mismo hasta producir lesiones en su piel, o sobre Ud. o sus muebles.

Según científicos los perros reaccionan de esta manera debido a los cambios psicológicos que produce el estrés.

¿Como ayudar a su perro a lidiar con el estrés?.  

Esta comprobado que el aburrimiento y la separación son las dos causas  más comunes de estrés, por lo que gastar más tiempo con su mascota sería una buena solución. No solo se hace como ayuda a las mascotas, médicos han concluido que personas con mascotas viven más felices y más tiempo.
Los perros son criaturas sociales. Su instinto natural es ser parte de una familia, y no les gusta ser dejados solos.

Lidiando con el estrés.

Mientras más viejo el animal, más susceptible al estrés. Puede manifestarse externamente a través de la piel con irritaciones. Cualquier cambio drástico en la conducta de su mascota puede ser un indicio de que su animal está sufriendo de estrés.

Algunas causas de estrés:

Transporte o viajes: Trate de pensar en él como en un miembro más de la familia, dándole confort y comodidad en el viaje.

Cambio de casa o de dueño: Si se esta cambiando de casa trate de que la nueva casa tenga un lugar similar. No lave sus cosas, ya que el olor de su frazada, casa, juguetes y otras cosas puede ayudar al acostumbramiento.

Exposiciones caninas: Muchos animales, al igual que los humanos, son animales tranquilos. La presencia de muchos animales puede ser una situación estresante.

Cambios ambientales: Modificaciones en la casa o en el jardín pueden ser mas dañinos que beneficiosos.

Aburrimiento: Si bien hay que cumplir ciertos horarios, trate de hacer cosas diferentes con ellos al momento de jugar, llévelo a lugares distintos.
Ausencia del dueño: Trate de que los cambios de tiempo de ausencia no sean muy diferentes. Vaya aumentando el tiempo gradualmente.

Nuevo integrante de la familia o nueva mascota: Ubique a su mascota en una pieza donde tenga su territorio definido, así no pensará que su terreno está siendo invadido.

Muchas de estas situaciones no pueden ser evitadas, pero la preparación y consideración pueden ayudar a minimizar el efecto del estrés.

Amor y rutina.

La rutina es un importante elemento que desarrolla la obediencia y animales libre de estrés. La rutina no significa un horario estricto y hacer lo mismo todos los días ya que esto puede traerle otros problemas. Trate de tener ciertos horarios para comer, pasear o jugar.

Por eso lo peor que puede hacer es castigarlo por algo, ya que solo está tratando de decirle que algo pasa en su interior. La solución son 3 C: Control; Consistencia y Compañía.

Mantenga a su perro saludable, activo, estimulado mentalmente y bien alimentado, y piense como se sentiría si existiese una persona que se preocupara así de Ud. ¿Que relajante sería, No?.

Tráfico ¡que estrés!

Debido a que vivimos  en la ciudad, debemos enfrentarnos diariamente a uno de los estresores mas comunes e insoportables…¡EL TRÁFICO VEHICULAR!

El tráfico  significa una espera prolongada para llegar a casa, trabajo y/o centro de estudio, y a esta espera  se añade el factor ruido, siendo éste es el mayor generador de estrés. El ruido es el resultado de varios factores como: automóviles, camiones, bocinas, bullicio,  escapes de autos, motores, gritos y música a volumen alto.

Las consecuencias físicas y psicológicas que trae el ruido del tráfico son: traumatismos acústicos, dolores de cabeza, pérdida del sueño, irritabilidad, falta de apetito, incremento en la presión sanguínea, aceleración del ritmo cardíaco y alteraciones en los sistemas nervioso, circulatorio y digestivo. Por otro lado, el ruido puede causar estrés, molestia, ansiedad, cansancio, agresión, irritabilidad, depresión y mal humor.

Las personas que viven en ciudades grandes, permanecen entre dos y tres horas diarias en el tráfico, es decir, durante más de 180 minutos del día las personas se encuentran expuestos a ruidos, lo que provoca un estrés elevado. Así que debemos buscar la manera de reducir el estrés generado en el tráfico, ya que nos enfrentamos al él día con día, y pues no debemos dejar que nos gane la batalla. Para lograrlo podríamos tratar de ir acompañados, una plática agradable siempre hace que el tiempo pase volando. Si tienes que enfrentar  al tráfico tu solo, pues podría aprovechar ese tiempo para meditar lo que hiciste en el día y/o planear lo que harás el día siguiente, ahora si esto te estresa…¡olvídalo!

Otra forma de relajarte en el trafico, es escuchar música  que guste, ahora si desafortunadamente no tienes radio….pues canta y esto te relajará…TE LO GARANTIZO!